El SEO siempre ha sido y siempre será, un asunto principalmente controlado por nuestro gran amigo Google.

Al cabo de estos años en los que internet ha ido creciendo y evolucionando, las reglas del SEO se han ido adaptando a los nuevos tiempos, modificando sustancialmente el comportamiento de los creadores de contenido online.

Es decir, que cuando Google decide cambiar una de estas reglas, todos nos vemos obligados a adaptarnos a dichos cambios si no queremos vernos perjudicados en los rankings.

A pesar de todos los cambios en los algoritmos y las nuevas normas de creación, había un principio que siempre se había mantenido más o menos constante en este basto e intrincado mundo del SEO: los links dofollow y los links nofollow

En el primer caso, estaríamos hablando de los links clásicos de toda la vida, los que transmiten autoridad y mejoran el SEO de tu página cuando has recibido muchos de calidad. Por su parte, los links nofollow, en teoría, no transmitían autoridad alguna, y fueron creados para evitar las granjas de links y otras prácticas blackhat.

Estos dos principios estaban muy claros para todos, hasta que llegó el 10 de setiembre de 2019 y Google quiso poner patas arriba de nuevo toda la comunidad online anunciando unas interesantes novedades.

¿Cuáles son las novedades en el algoritmo de Google?

Las novedades dentro del algoritmo de Google son principalmente tres:

  • Enlaces Nofollow: pasan de no transmitir autoridad en ninguno de los casos, a transmitir algo de autoridad según el caso o para utilizarse, en su defecto, como ‘pistas’ para tener una idea del interés que hay con respecto a una página en concreto.
  • Introducción de los enlaces sponsored: tal y como nos indica su nombre, se trata de enlaces comprados.
  • Introducción de los enlaces UGC: se trata de las siglas de User Generated Content, es decir, contenido generado por el usuario.

Enlaces sponsored, ¿qué utilidad tienen?

Quizás, una de las novedades más sorprendentes es la incorporación de dos nuevas etiquetas en los enlaces: sponsored y UGC. 

En el caso de sponsored, se trataría de un atributo que se utilizaría para calificar esos enlaces que han sido comprados con la finalidad de transmitir pagerank a una página en concreto de nuestro sitio web.

Es decir, que si nosotros pagamos a un blog de reseñas para que nos escriba una opinión y nos enlacen de vuelta, o compramos enlaces a prensa y otros dominios con alta autoridad, deberemos etiquetarlo con el atributo rel=»sponsored».

“Pero Google penaliza los enlaces comprados o no orgánicos, ¿verdad?”. No exactamente. Lo que Google realmente no quiere es que hagas pasar enlaces comprados por enlaces que se han creado naturalmente.

Es decir, que antes, según la normativa de Google, podías comprar enlaces siempre y cuando no fueran dofollow, es decir, que tenían ser nofollow. Ahora Google te proporciona una herramienta para comprar enlaces que transmitan autoridad de forma legal. Es decir, que si sus bots o spiders y complicados algoritmos detectan que has comprado un enlace, pero lo has etiquetado como sponsored, lo habrás hecho bien y Google no te penalizará.

Obviamente, presuponemos que los enlaces patrocinados no transmitirán tanto pagerank como los dofollow, los cuales han sido generados de forma orgánica. Aunque no deja de ser una nueva herramienta muy interesante.

UGC, contenido generado por el usuario

¿Y qué hay de los enlaces UGC? Pues bien, en este caso, tampoco hay demasiado secreto. Si tenemos en cuenta que UGC son las siglas de User Generated Content, ya nos podemos imaginar que estaríamos hablando de todo ese contenido que los usuarios y visitantes han generado al entrar en nuestro sitio web.

¿Cuál es ese contenido? Muy sencillo: principalmente, los comentarios y los hilos de foro.

Que Google haya decidido introducir este tipo de enlaces en su algoritmo ya nos está dando una pista muy importante de lo que se viene en un futuro, y es que al parecer, a partir de ahora, el gigante de los motores de búsqueda va a empezar a dar más importancia a la interacción que genera un contenido concreto.

Cosa que por cierto, tiene mucho sentido. Y es que al fin y al cabo, si un contenido suscita conversación y como consecuencia, más contenido en forma de comentarios, es un buen indicador de que estamos ante algo que interesa al público.

¿Qué autoridad transmitirá cada uno de estos enlaces?

Pues bien, como era de esperar, Google no ha dado detalles muy concretos ni numéricos acerca de cuánta autoridad va a transmitir cada uno de estos links. Sin embargo, según las conclusiones que hemos podido extraer de su comunicado oficial con respecto a estos cambios, parece que los tiros van a ir por aquí:

  • Dofollow: transmitirán autoridad y pagerank, tal y como han hecho toda la vida. Siguen siendo los mejores enlaces para mejorar en los rankings, aunque están reservados para la generación orgánica de enlaces.
  • Nofollow: antes no transmitían nada, ahora puede que transmitan algo en algunos casos, o que sirvan como «pistas» que nos indiquen que un contenido es interesante para que Google se fije en él.
  • Sponsored: en teoría, transmitirán autoridad, pero menos que el dofollow, ya que al no ser creados de forma orgánica o natural, tienen menos valor.
  • UGC: se cree que transmitirán algo de autoridad, aunque poca.

Entonces, como conclusión, ¿qué deberíamos hacer como dueños de un sitio web? ¿Qué enlaces tendrán más relevancia para nuestro crecimiento y mejora en la posición de los rankings?

Pues bien, tal y como Google nos ha repetido una y otra vez, la naturalidad es lo más importante cuando se trata del SEO y de la creación de contenido online. En otras palabras, centrarse en hacer contenido bueno, y dejar que los dofollow vengan por sí solos, es la mejor estrategia.

¿Significa entonces que lo mejor es que todos los links que apunten a un sitio web sean dofollow? Para nada, ya que esto se contradiría con este principio primordial de Google; no es natural que un sitio web tan solo genere links dofollow.

De esta forma, se entiende que una página deberá generar tanto enlaces dofollow como no follow, además delos UGC, si incluimos los comentarios.

¿Y qué hay de los sponsored? Se presupone que no todos los creadores de contenido pagan por enlaces patrocinados, con lo que a ojos de Google se puede aceptar la posibilidad de que no obtengas links de este tipo. Sin embargo, si tienes algún tipo de enlace pagado, lo mejor es que lo etiquetes como tal para evitar así la penalización de Google.

Aunque que nos parezca un lío tremendo, lo que ha hecho Google con esta nueva actualización es poner un poco de orden a todos los tipos de enlaces que se generan hoy en día, adaptándose así a los tiempos modernos. Tan solo nos queda preguntarnos, ¿qué otras novedades nos traerá en el futuro?

© 2019 Citrus Agencia Creativa